Mitos y verdades sobre la comida tailandesa


Mitos y verdades sobre la comida tailandesa

Algunos ya habéis estado en Tailandia, otros estáis pensando en ir y habrá alguno que ni siquiera se plantee ese viaje.
Para todos y cada uno, aquí va una lista de los mitos y leyendas que se escuchar de ese país.

 

MITOS Y VERDADES SOBRE LAS COMIDAS TAILANDESAS

Tailandia es un destino gastronómico mundialmente famoso. Gente de todas partes del la tierra acude allí buscando sabores exóticos y comidas diferentes.

Noodles y arroz siempre contigo

Es cierto que Tailandia cuenta con una gran variedad de comidas pero lo que más se consume allí es arroz y noodles. En las ciudades grandes es sencillo probar y conseguir otras comidas pero a poco que te alejes de los centros turísticos y te adentres en los pueblos y la parte más rural del país los noodles y el arroz van a ser tus inseparables compañeros de viaje.

 

El picante es real

Los nativos de Tailandia tienen una tolerancia al picante muy alta.
Pero los simples farang (turistas) debemos dejar muy claro que no tenemos esas habilidades ni resistencia o nos podemos llevar una sorpresa.
Pese a su pasión por los platos chilosos, los tailandeses son conscientes de que los visitantes y extranjeros no comparten ese gusto y miden con precisión la cantidad que le añaden a los platos que se les sirven.
De manera que si estás en un centro turístico puedes andar tranquilo, pero asegurate de dejar bien claro que cantidad de picante quieres, mediante signos si hace falta, cuando lo pidas en otras zonas.

 

La rapidez en la comida

La cultura tailandesa cocina rápido. Tan rápido que les cuesta entender que nosotros pasemos horas en la cocina para preparar algo.
No te extrañes si cuando pides algo te lo sirven en pocos minutos. Y, pese a lo que puedas pensar, seguramente no tuviesen el plato ya preparado.
Lo cierto es que la comida thai suele ser de rápida elaboración.

Se suelen tener preparados los diferentes ingredientes y, a la hora de cocinar, solo hay que mezclarlos y saltearlos rápidamente.
No tendrás que esperar ni 5 minutos para tener tu plato en al mesa.

 

Las raciones pequeñas

Si has estado en Tailandia te habrá sorprendido el tamaño de las raciones.
Y es que, por lo general, las raciones son muy pequeñas para una persona adulta.

Esto se explica porque, si os fijáis, los tailandeses están comiendo a todas horas.

Las calles son cocinas, repletas de puestos, parrillas móviles, fogones y gente preparando comida. Y no paran en todo el día.
Pese a que también tienen un horario de comidas similar al europeo, sus raciones son reducidas porque, después de cada comida, tardan poco en volver a comer.

 

Condimentos y azúcar

En Tailandia no es raro ver a los nativos echarles azúcar a platos que de por sí deberían ser salados (como una sopa de pescado).
Obviamente si viajamos por zonas orientadas a turistas, sus restaurantes siempre van a tener un salero a mano. Pero fuera de estas zonas no es tan habitual.

Lo normal es tener azúcar para aderezar los platos.
Azúcar y otro producto que parece sal pero no lo es. El glutamato monosódico. Un sustituto barato de la sal, más concentrado y que del que basta un pellizco para potenciar el sabor de cualquier plato. Pero sano sano…  pues no es.
Así que ya sabes, si visitas Tailandia y quieres ver la parte más auténtica: salero en el bolsillo.

 

Estas son solo algunas tradiciones y costumbres de la cocina tailandesa. Para bien o para mal son el origen de un sinfín de platos sabrosos y de sabores increíbles y exóticos.

Puedes viajar a Tailandia y comprobar si son ciertos o…

Puedes venir a Little Thai y probar sus mejores platos.

Hay 1 comentario

Add yours